Abujardado

Hormigón Abujardado

Tratamiento antideslizante mediante la técnica de Abujardado, que hace que las superficies lisas pasen a ser rugosas a través de microcráteres en 1mm y 3mm.

De esta forma se vuelven rugosas y antideslizantes. Se trata de uno de los acabados para suelo y muro más comunes.

Como hemos comentado, el abujardado consiste en una técnica industrial donde se labra la piedra, u otros materiales como el hormigón, creando unas hendiduras o cráteres de tamaño variable (oscilan entre 1mm y 3mm) que permitan que las superficies del suelo sean antideslizantes y no resbaladizas. Este método se lleva a cabo golpeando numerosas veces la superficie a tratar con una bujarda, un tipo de martillo con dientes piramidales, que va labrando y punteando creando estos pequeños cráteres a tu paso, hasta conseguir el acabado rugoso deseado.

El abujardado tradicional se lleva a cabo de forma manual con una bujarda. El operario debe realizar a mano todos los golpes sobre la bujarda. Se trata de una técnica lenta y compleja, ya que además de hacer todo el trabajo manualmente, los golpes se deben realizar con la misma intensidad y el mismo ángulo, para que el trabajo resultante sea lo más homogéneo posible.

El abujardado moderno se realiza mediante maquinaria específica. A esta máquina se le pueden instalar distintos tipos de bujardas, en función del acabado deseado, y van conectadas a un martillo neumático.
El operario dirige la máquina por la superficie que se desea abujardar, pero es la máquina en sí la que realiza todo el esfuerzo. En este sentido, y comparando con la técnica tradicional, se consiguen resultados mucho más precisos y sobre todo, en un tiempo muy reducido.

La técnica de abujardar tiene como objetivo crear acabados rugosos en distintas superficies. Estas rugosidades evitan, por ejemplo, que las personas resbalen en algunos tipos de baldosas los días de lluvia. 

La rugosidad del acabado final depende de varios factores, como la fuerza empleada, el tipo de cabeza de la bujarda, así como de la cantidad de impactos totales que apliquemos a la superficie a tratar.

antesdespues

Cómo trabajamos el Abujardado en distintos materiales

El abujardado de superficies es un tratamiento especial de suelos de distintos materiales, que se lleva a cabo con una máquina especial que tiene una bujarda, y que es guiada por un operario para crear el efecto final sobre la superficie. 

La técnica del abujardado se puede llevar a cabo sobre gran cantidad de superficies y materiales:

El abujardado sobre una superficie de mármol está cada vez más en desuso, pero su aplicación permite un acabado natural de la piedra. 

Del mismo modo que con el mármol, el granito y otro tipo de piedras no suelen ser objeto del abujardado a día de hoy, pero el resultado que se consigue es tradicional y rústico.

Normalmente, el hormigón que se va a abujardar es el de paredes exteriores, buscando ese aspecto más natural y menos procesado. No obstante, el efecto es el mismo si la superficie no es una pared sino un suelo.

Expertos en trabajos de Abujardado

Contamos con toda la maquinaria necesaria y de última generación para realizar cualquier tipo de tratamiento de suelo.

Nuestros Proyectos

Te mostramos nuestros últimos proyectos

Contacta con Nosotros

Somos expertos en perforaciones en Abujardado